Bienvenido a Iuscanonicum, el sitio de derecho canónico

El Papa FranciscoA diez años de la promulgación de la Constitución Apostólica Anglicanorum coetibus, sobre la institución de Ordinariatos personales para anglicanos que entran en la plena comunión con la Iglesia católica de Benedicto XVI, el Santo Padre Francisco aprueba la versión revisada de las normas complementarias.

La Constitución Apostólica Anglicanorum coetibus, promulgada el 4 de noviembre de 2009 por el Papa Benedicto XVI, presenta una ley destinada a establecer Ordinariatos personales para aquellos fieles anglicanos “que deseen entrar en plena comunión corporativa con la Iglesia Católica”.

Carta Apostólica
en forma de “Motu proprio”

del Sumo Pontífice
Francisco

“Communis vita”
con la cual se modifican
algunas normas del Código de Derecho Canónico

La vida en comunidad es un elemento esencial de la vida religiosa y los religiosos deben vivir en su casa religiosa observando la vida común y no pueden ausentarse sin el permiso del propio Superior. La experiencia de los últimos años, sin embargo, ha demostrado que se producen situaciones relacionadas con ausencias ilegítimas de la casa religiosa, durante las cuales los religiosos se sustraen de la potestad legítima del Superior y, en ocasiones, no se pueden rastrear.

Monseñor Arrieta: “El Papa Francisco mantiene el rigor de Benedicto XVI ante graves delitos”Ayer, en la apertura del Año Judicial de la Provincia Eclesiástica Valentina, el Tribunal Eclesiástico de Valencia, presidido por el cardenal arzobispo de Valencia Antonio Cañizares, intervino el Secretario del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, monseñor Juan Ignacio Arrieta, pronunciando la lección magistral “La reforma del derecho de la Iglesia en el pontificado del Papa Francisco”.

Monseñor Arrieta destacó “la renovación que el pontificado de Francisco está aportando al ordenamiento de la Iglesia”.

En su intervención abordó la reforma de la Curia romana, la adopción de sistemas de control y de transparencia, así como la formación humana y espiritual de sus profesionales.

Se llaman privilegio paulino y privilegio petrino a dos supuestos de disolución del matrimonio en beneficio de la fe. En todos ellos el presupuesto es la existencia de un matrimonio no sacramental y el bautizo de una de las partes.

El privilegio paulino

Se llama así porque se basa en el privilegio que San Pablo concede en I Cor 7,12-15: «A los otros les digo yo, no el Señor: si un hermano tiene una mujer no creyente y ella está de acuerdo en vivir con él, que no la repudie. Y si una mujer tiene un marido no creyente, y él está de acuerdo en vivir con ella, que no repudie al marido, pues el marido no creyente se santifica por la mujer y la mujer no creyente se santifica por el hermano; si fuera de otro modo, vuestros hijos serían impuros, y de hecho son santos. Ahora bien, si el no creyente quiere divorciarse, que se divorcie; en estos casos, el hermano o la hermana no están esclavizados; pues Dios os ha llamado en paz.»

Silvia Meseguer Velasco, Financiación de la religión en EuropaSilvia Meseguer Velasco, Financiación de la religión en Europa
Ediorial Digital Reasons, edición digital, Madrid, 2019

Uno de los temas clave en la sociedad del siglo XXI es la relación de los poderes públicos con las confesiones religiosas, y dentro de este ocupa un amplio espacio la cuestión económica. La financiación de las confesiones religiosas es un debate que se propone frecuentemente, especialmente en los países de mayoría católica, y que afecta de un modo directo a la libertad religiosa, y también a otros derechos fundamentales de la persona, como es el de igualdad. De modo relacionado, al hablar de la financiación de las entidades religiosas se plantea la neutralidad del Estado ante el hecho religioso y los modos prácticos de desarrollarla.

Iuscanonicum - Derecho Canónico en la web  Avisos legales