El Cardenal Roberto Tucci denuncia cierta hiprocesía internacional en lo que se refiere al derecho de libertad religiosa

Roma, viernes, 27 febrero 2004. El cardenal Roberto Tucci denuncia una «cierta hipocresía en las sedes internacionales cuando se habla de derechos ligados a la libertad religiosa en la mayor parte de los países de mayoría musulmana».

«Estoy personalmente a favor del ingreso de Turquía en la Unión Europea -dijo este jueves ante los micrófonos de Radio Vaticana el cardenal-, pero preocupa la libertad para las minorías cristianas».

Gente diversa
Gente diversa

El cardenal Tucci, de 82 años, fue encargado de la preparación de los viajes del Papa y director de «Radio Vaticano». «Es muy importante que los políticos de la Unión Europea, cuando visiten Turquía, se preocupen de solucionar este problema. Por lo menos los políticos europeos que se inspiran en valores cristianos», recalcó el purpurado italiano.

En su opinión, «no hay que olvidar esta insistencia por el pleno respeto de la libertad religiosa no sólo como expresión de la fe en privado, sino también como expresión de la fe como comunidad, por lo tanto, en la expresión comunitaria». Ciertamente, «en Turquía la situación es menos crítica respecto a los demás países de mayoría musulmana -admitió-, donde no hay pleno reconocimiento de las libertades religiosas».

Recordó que «hay países donde existe la “sharia”, la ley islámica que debe regular todas las situaciones personales y de comunidad en el ámbito del Estado». «Esto -advirtió- hoy no es aceptable para quien quiere participar verdaderamente en la sociedad de las Naciones en sentido pleno, y no sólo fingir que reconoce principios para después pensarse si éstos no son conformes al Corán».

«Existe verdaderamente una cierta hipocresía en las sedes internacionales cuando se habla de derechos ligados a la libertad religiosa en la mayor parte de los países de mayoría musulmana», constató el cardenal Tucci.

En este contexto, también es preocupante el caso de la India, «donde se deben defender los derechos no sólo de la comunidad cristiana, una minoría, sino también los de la comunidad islámica», aclaró. Las dos comunidades -señaló el purpurado- «sufren la actitud del actual partido en el gobierno que se identifica con el hinduismo por así decirlo nacionalista y que hace de la religión hinduista la única que realmente se corresponde con el espíritu indio».